Disputa Laguna Laja

La escasez de agua en la región del Bío Bío ha perjudicado a los regantes, quienes se abastecen de la laguna del Laja, principal reserva de agua dulce que dispone la zona, la que ha disminuido sus niveles en los últimos años. Esto también ha afectado al turismo producto de la disminución del caudal del Salto del Laja.

En este contexto, la población responsabiliza a la empresa Endesa de un uso indiscriminado del recurso hídrico en las centrales Abanico, El Toro y Antuco, a pesar de estar normada la utilización de este elemento en un convenio suscrito en 1958 entre la Dirección de Obras Hidráulicas (DOH) y la empresa.

Producto de estas disputas fue que la DOH facilitó mesas técnicas de trabajo entre las partes, con el objetivo de formar Juntas de Vigilancia de uso de agua. Sin embargo, dicha iniciativa no tuvo buenos resultados ya que no se logró acuerdo respecto de la implementación de los grupos de fiscalización en el sector de la Laguna de Laja, petición levantada por los regantes y descartada por la empresa.

En noviembre del 2013 Endesa optó por judicializar la disputa, haciendo ingreso al Primer Juzgado de Letras de Los Ángeles una solicitud de Junta de Vigilancia, para establecer y administrar los derechos de uso de cada una de las partes sin la inclusión del lago Laja.

Energía
Infraestructura hidráulica

No

No aplica