Central termoeléctrica Cochrane

En el contexto de la contaminación de Mejillones, localidad que ha adquirido características de zona de sacrificio, este conflicto nace por la construcción de una nueva central termoeléctrica compuesta de dos unidades de 280 MW cada una, las que utilizarán carbón bituminoso y sub-bituminoso como combustible. Las dos unidades de generación térmica que contempla el proyecto son del tipo monoblock, diseñadas para consumir combustibles sólidos por medio de una caldera a carbón pulverizado (“pulverized coal”, PC).

La resistencia de la población tiene relación con las emisiones de la central y su efecto sobre la salud de las personas.

El proyecto termoeléctrico inició su construcción en abril del año 2013, siendo uno de los principales proyectos de generación eléctrica en el norte que satisface la demanda de la gran industria minera de la zona. En concreto, la firma ya tendría contratos de suministro suscritos con Sierra Gorda y SQM. Para octubre del año 2014, la central presentaba un avance de un 53%. El Vicepresidente de Ingeniería y Construcción de AES Gener, Luis Knaak, informó que se esperaba que la primera unidad de la central estuviera operativa en mayo de 2016, mientras que la segunda para octubre del mismo año.

En noviembre de 2014, los pescadores y mariscadores de Mejillones protestaron durante varias semanas en contra de la contaminación en el borde costero que, acusan, comprometería su sustento laboral. Los cortes de acceso al puerto y al Barrio Industrial de la comuna, tenían como fin manifestarse en contra de la empresa contratista Belfi, que realizaba faenas de dragado para la central termoeléctrica, pues generaba impactos negativos en la flora y fauna marina del sector, afectando la fuente laboral de pescadores y buzos.

Energía

No


EIA

Aprobado

EIA

Aprobado