Contaminación de Tocopilla (Zona de sacrificio)

En Chile hay 12 zonas saturadas de contaminación y Tocopilla es el caso más dramático. Ahí, sus habitantes llevan más de 30 años conviviendo con la polución generada por las empresas, que involucra arsénico, hierro, petcoke y hollín. Tocopilla es una comuna pequeña, con 23 mil habitantes. Conocida como la capital de las termoeléctricas, en medio del radio urbano se emplazan las unidades de las dos empresas termoeléctricas que operan en la ciudad: Norgener y E-CL (Ex Electroandina).

Tal como ocurrió en Ventanas, la escuela N° 10 de Tocopilla dio la alarma de la contaminación en esa ciudad. Registros de monitoreo del aire en una estación emplazada en el recinto llevaron a solicitar el año 2005 que la ciudad se declarara como zona saturada por material particulado (PM10). En el año 2006, tras superarse la norma anual de emisión de material particulado respirable en la comuna, la Comisión Regional de Medio Ambiente (COREMA) decidió iniciar los estudios para declarar a Tocopilla como una Zona Saturada de Contaminación. Esta declaración llegó el 2007, debido a las altas emisiones provenientes de las termoeléctricas Electroandina y Norgener, el procesamiento de minerales oxidados para producir cátodos de cobre en la empresa Lipesed, el almacenamiento y embarque de productos agroquímicos de SQM y otras fuentes como el polvo en suspensión causado por el tránsito de vehículos. Este dictamen fue avalado por un estudio realizado por la Dirección de Investigaciones Científicas y Tecnológicas de la Universidad Católica de Chile (DICTUC). El informe señaló, entre otros datos, que “hay una zona de altos impactos (de PM10, Material Particulado Respirable, con una serie de efectos de la salud) en el entorno de la Escuela E-10 de Tocopilla, lo cual es respaldado por el monitoreo ambiental”.

Según este estudio, solamente Electroandina (hoy E-CL) emite más de 1.280 toneladas anuales de PM10 a la atmósfera de Tocopilla. En resumen, diariamente se emiten sobre la ciudad 4,9 toneladas por día de MP10, 75 toneladas diarias de anhídrido sulfuroso y 48 toneladas diarias de óxidos de nitrógeno.

El Departamento de Salud Pública de la Facultad de Medicina de la Universidad Católica, por su parte, hizo un estudio de Indicadores de Salud en Comunas con Diversa Contaminación del Aire en el Norte del País, cuyo informe final se entregó el 30 de enero de 2003. El estudio de las causas de muerte y de hospitalización sugiere la presencia de problemas de salud atribuibles a contaminación ambiental en todas las ciudades de la región y particularmente en Tocopilla.

Tras decretarse Zona Saturada el 2006, la disputa fue en torno a los plazos del proceso de implementación de la decisión. Finalmente, tras cuatro años, el 12 de octubre de 2010 se inició formalmente el Plan de Descontaminación de Tocopilla. Esto implica que las empresas tienen un plazo de tres años y seis meses para reducir sus emisiones y ajustarse a las normas de calidad del aire. Además, deberán aplicar una serie de medidas de mitigación como encapsular canchas de acopio, pavimentar caminos, entre otras exigencias.

En marzo de 2013, Manuel Rojas, diputado por la Región de Antogafasta, solicitó informes actualizados de la situación ambiental que afectaba a Tocopilla a los Ministerios de Salud y Medio Ambiente. Ello, con el fin de conformar mesas de trabajo que abordaran el tema y pudieran proponer soluciones, considerando la condición de zona saturada por contaminación en la cual se encontraba Tocopilla.

En mayo de 2014, se realizó un encuentro en Puchuncaví, V Región, llamado “Cónclave de Impacto Medioambiental y Desarrollo Comunal”. Dicha instancia, contó con la presencia de representantes de las comunas de Huasco, Puchuncaví, Quintero, Coronel y Tocopilla, zonas que son víctimas de los impactos de las industrias generadoras termoeléctricas, en la cual acordaron importantes acciones asociadas al tema, formando la Unión de Comunas de Zonas de Sacrificio.

En julio de 2014, la organización “Oceana” llamó a prohibir nuevas termoeléctricas a carbón en las llamadas “Zonas de Sacrificio”, que concentran gran parte de la contaminación derivada de la generación de energía en base a carbón.

En diciembre de 2014, el segundo Tribunal Ambiental de Santiago falló en favor de anular el decreto que derogaba la norma del MP10 anual. Con ello, el tribunal dictaminó la reposición de la norma primaria de calidad anual MP10, reafirmando el pliego de peticiones que se acordó en el primer encuentro realizado en mayo. Pese a ello, a inicios de enero de 2015, el Consejo de Defensa del Estado presentó un recurso de casación para revertir la decisión del tribunal ambiental.

En enero de 2015, se llevó a cabo en Tocopilla el segundo cónclave de las comunas de “zonas de sacrificio” en la que participaron los alcaldes de Puchuncaví, Coronel, Huasco y Tocopilla, lugar en el que se analizaron las acciones a seguir tras el recurso de casación presentado por el Consejo de Defensa del Estado. Entre las medidas acordadas unánimemente, se encuentran la realización de acciones para que el decreto número 59 de 1998 recobre vigencia, el cual establece la norma primaria de calidad anual MP10, pues se estima que la dictación del decreto nuevo del año 2013 constituye un retroceso en materia de protección ambiental y de salud de las personas. Así, se exigirá al Ministerio del Medio Ambiente desistir del recurso de casación presentado por el Consejo de Defensa del Estado, anunciando también que los municipios de las comunas involucradas habían decidido congelar su participación en los planes y consejos para la recuperación ambiental (PAS/CRAS).

Energía
Instalaciones fabriles

No

No aplica