Proyecto minero La Candelaria

El proyecto minero La Candelaria corresponde al mayor proyecto privado de la Región de Atacama, con una inversión aproximada superior a los US$ 560 millones, tanto para la habilitación de la mina, construcción de la planta industrial y el puerto de embarque en la bahía de Caldera. La mina Candelaria se ubica a 20 km al sureste de la ciudad de Copiapó y 5 km al sur de Tierra Amarilla, en la comuna de Tierra Amarilla. La operación cuprífera de CCMC fue inaugurada oficialmente el 9 de marzo de 1995, justo dos años después del inicio de las actividades de remoción del material estéril que cubría al cuerpo mineralizado. Por otro lado, las operaciones de tratamiento de mineral comenzaron en octubre de 1994, a una capacidad nominal de 28.000 tpd (tons/día) de mineral. Con el objeto de reducir los costos de producción para afianzar su posición en el mercado del cobre, CCMC realizó los estudios para aumentar el procesamiento de mineral a 60.800 tpd a partir de 1998, probando su factibilidad técnico-económica de explotación por el sistema a cielo abierto, por lo cual se decidió la implementación de la Fase II del Proyecto. La inversión estimada para la implementación de la Fase II del proyecto alcanza a US$ 337 millones. Esta nueva tasa de producción generaría una reducción de la vida de la mina del año 2032 al 2014 aproximadamente.

Este proyecto ingresó al SEIA de manera voluntaria pues si bien desde 1994 estaba vigente la Ley de Bases Generales del Medio Ambiente 19.300, aun no se dictaba el reglamento del sistema de evaluación de impacto ambiental (esto recién ocurrió en 1997). Este proyecto fue finalmente aprobado por la Corema de Atacama en 1995.

En el 2003 la Compañía Contractual Minera Candelaria ingresa a evaluación ambiental el proyecto Minero Subterránea Candelaria Norte a través de una DIA, con esta nueva iniciativa Minera Candelaria desea realizar una expansión a sus operaciones de rajo abierto explotando en forma subterránea un cuerpo mineralizado ubicado en el sector noreste del actual rajo en explotación. El Proyecto Minero Subterráneo Candelaria Norte es calificado favorablemente por la Corema de Atacama en diciembre de 2003.

En Julio 2010 ingresa al SEIA el estudio de impacto ambiental (EIA) de la planta desalinizadora presentada por la cuprífera Minera Candelaria. Un año después de tramitación esta nueva iniciativa es aprobada por la Corema de Atacama. La decisión de construirla se tomó luego del hallazgo de nuevas reservas en su operación a cielo abierto, lo cual extenderá la vida útil de la mina hasta el 2026. La instalación suministrará 300 l/s de agua desalada a la operación cuprífera y existe la posibilidad de ampliar su capacidad hasta 500 l/s. La planta contará con tecnología de desalación de agua mediante el proceso de osmosis inversa. El proyecto también contempla la construcción de un ducto de 80km que conectará la planta con el acueducto Chamonate-Candelaria.

A lo largo del funcionamiento de la Mina Candelaria la comunidad reclama por las tronaduras y el cerro de estéril que la Minera ha depositado muy cerca del cementerio del lugar. Además plantean que los tranques de relaves amenazan la seguridad de todos los habitantes. El problema que se considera más importante es la contaminación atmosférica, que llevó a la autoridad regional a iniciar en el 2008 el proceso para declarar Tierra Amarilla y Copiapó como Zona Saturada por MP10. Se interpela a la empresa para que se comprometa y considere además de aportes concretos a la comuna, procesos productivos más limpios, seguros y respetuosos del entorno desde el cual extraen sus utilidades.

Otro de los problemas de la zona tiene que ver con los derechos de aguas del Río Copiapó, y la preocupación por el uso del agua en cantidades mayores a las que el acuífero recarga. Esto, además, pone en riesgo la disponibilidad del recurso para la población. En mayo del 2012 el Ministerio de Obras Públicas y Minera Candelaria suscriben convenio de colaboración para enfrentar el déficit hídrico de la cuenca del valle del río Copiapó. La empresa cede parte de sus derechos de agua constituidos en los sectores 4 y 5 de la cuenca del Río Copiapó. Además, Candelaria se compromete a disminuir sus extracciones desde el acuífero gracias a la utilización de agua desalada en sus procesos. Dicha cuenca enfrenta un grave déficit hídrico debido a la escasez propia de la zona y el uso excesivo de agua. Ejecutivos de la empresa señalan que cuando esté operativa la planta desalinizadora se dejará de bombear del acuífero de Copiapó, una cantidad de agua equivalente al agua desalada y tratada. Esta cesión de derechos se realiza por un plazo de dos años renovables.

En septiembre de 2013, Minera Candelaria ingresó al Servicio de Evaluación Ambiental (SEA) el Estudio de Impacto Ambiental (EIA) del proyecto “Candelaria 2030-Continuidad Operacional”. El objetivo del mismo era extender la vida útil de las operaciones de la minera hasta el año 2030, reflejando el aumento de nuevas reservas identificadas, e incluye la construcción de un tranque de relaves nuevo dentro de su propiedad y la reubicación de líneas de transmisión eléctrica y caminos. La fase de construcción del proyecto se iniciaría una vez obtenida las aprobaciones sectoriales y ambientales correspondientes, mientras que la puesta en marcha se programó para el año 2017.

En diciembre del mismo año, la municipalidad de Tierra Amarilla presentó una demanda ante el Tribunal Ambiental de Santiago contra la minera, indicando que la empresa estaba explotando mediante el método convencional de rajo abierto, minerales de cobre, a la vez que habría incorporado reservas a través de explotación subterránea. La acción judicial estaba fundada en estudios científicos realizados en julio del mismo año, después que se produjera un hundimiento de terreno en un inmueble de la localidad. A ojos de la municipalidad, la responsable del socavón sería la firma Candelaria, debido a las tronaduras realizadas para la explotación minera, acusando también la afectación ambiental en el territorio debido a las operaciones de la empresa.

En mayo del año 2014, el Municipio de Tierra Amarilla y ex autoridades regionales interpusieron una denuncia contra la empresa por contaminación e incumplimientos, los cuales habrían generado daños en la salud y calidad de vida de los habitantes de la zona, y perjuicios en el agua, calidad del aire, suelo y subsuelo. Asimismo, advirtieron a la Superintendencia del Medio Ambiente (SMA) sobre irregularidades de la empresa respecto de Estudio de Impacto Ambiental (EIA).

En agosto de 2014, se produjo un conflicto entre pescadores artesanales de Caldera y la minera Candelaria. Los trabajadores mantuvieron tomado el Puerto Padrones, perteneciente a la empresa, exigiéndole una compensación económica por la contaminación que afecta el borde costero y, por consiguiente, la pesca en la zona.

En mayo de 2015, la Superintendencia del Medio Ambiente (SMA) formuló cargos e inició un proceso sancionatorio en contra de Compañía Contractual Minera Candelaria, luego de detectar siete incumplimientos ambientales leves, y nueve graves. Entre las infracciones imputadas, se encuentra el incumplimiento de las medidas de riego para evitar la dispersión de material particulado; disponer en la zona de playa residuos líquidos en forma no autorizada; incumplimiento de compromisos de mantenimiento de la estructura vial; y la construcción, siguiendo trazados diferentes a los autorizados originalmente, del acueducto Chamonate-Candelaria y la línea de transmisión eléctrica. La infracción considerada más relevante es el incumplimiento del compromiso de rebajar los consumos de agua fresca por parte de la minera, causando perjuicios en la disponibilidad de las aguas subterráneas del acuífero del Río Copiapó.

En julio de 2015, el SEA aprobó el Estudio de Impacto Ambiental del proyecto “Candelaria 2013-Continuidad Operacional”, que contempla la extensión de la vida útil de la operación actual y la consiguiente utilización de las instalaciones existentes, la incorporación, construcción y ampliación de nuevas obras. La iniciativa podría iniciar sus obras durante el segundo semestre del año 2015.

Minería

No


EIA

Aprobado

EIA

Aprobado