Proyecto minero El Morro

El Proyecto minero El Morro consiste en la construcción y operación de una mina a tajo abierto para la extracción de oro y cobre. El emplazamiento minero utilizará un total de 2.463 hectáreas, abarcando grandes extensiones de tierras de la Comunidad Agrícola Diaguita de Los Huascoaltinos. El proceso de evaluación ambiental, comenzó el año 2008, con la entrega de un EIA.

Las principales preocupaciones de comunidades respecto del proyecto tienen relación con utilización de agua del valle, construcción de tres tranques de relave que puede perjudicar las napas subterráneas, así como la salud de personas. Además, declaran que el lugar donde serán ubicadas faenas es una zona en donde la roca madre está fracturada y existe una falla sísmica. Por otro lado, los desechos de estériles se ubicarán sobre la misma quebrada, dejando pasivos ambientales.

Representantes de la minera El Morro desarrollaron diversas presentaciones del proyecto a comunidades del interior de Alto del Carmen. Sin embargo, en algunas de éstas fueron expulsados antes de comenzar dichas exposiciones. Las comunidades plantean que no logran analizar el estudio presentado en los 60 días de plazo que otorga la ley.

En el año 2011, la CEA aprueba el proyecto. Tras la decisión, un grupo de agricultores de etnia diaguita que habitan en zonas aledañas presentaron un recurso de protección en contra de la Comisión de Evaluación de la III Región de Atacama. La Corte de Apelaciones de Antofagasta acogió el recurso interpuesto en contra de la Resolución de Calificación Ambiental (RCA) que autorizó la construcción y operación del proyecto minero, declarándola nula por ausencia de consulta previa a dicha comunidad, violando el Convenio 169, la Ley Indígena y derechos consagrados en el Pacto de Derechos Civiles y Políticos de Naciones Unidas.

El mes de abril de 2012 la Corte Suprema ratifica el fallo de Corte de Apelaciones de Antofagasta, ordenando detener todos los trabajos de la construcción.

En octubre del año 2013, se aprueba el proyecto minero tras ser por la Comisión de Evaluación Ambiental de Atacama, ya que el DIA y las medidas de mitigación habían sido aprobadas anteriormente. Frente a la aprobación, la Comunidad Diaguita dio a conocer su rechazo a la decisión. En noviembre del mismo año, la Corte de Apelaciones de Copiapó ordenó la detención momentánea de los trabajos del proyecto, ante cuestionamientos de 15 comunidades Diaguitas de la zona del Huasco, basando su rechazo en la contaminación de los recursos hídricos disponibles para las comunidades.

En abril de 2014, la Corte de Apelaciones de Copiapó rechazó los tres recursos presentados en contra de la RCA entregada por la autoridad medioambiental al proyecto. En octubre del mismo año, la Corte Suprema revocó el fallo que había dado luz verde al proyecto El Morro, ordenando un nuevo proceso de consulta indígena de acuerdo al Convenio 169. Con ello, se deja sin efecto la RCA, acogiendo el recurso de protección presentado por comunidades diaguitas en contra de la decisión de la Comisión de Evaluación Ambiental de Atacama. Además ordenó dejar sin efecto los Informes de la Conadi que manifestaban conformidad con el EIA, y la RCA que calificaba favorablemente el mismo; así como también indicó a la Comisión de Evaluación Ambiental de Atacama solicitar a la Conadi nuevos informes y proceder a emitir una nueva RCA del EIA del proyecto.

El mes de noviembre de 2014 la empresa canadiense Goldcorp anunció el retiro del EIA del proyecto minero El Morro, decisión que se fundamentó en la “incertidumbre” generada tras el fallo de la Corte Suprema.

Minería

No


EIA

En calificación

EIA

En calificación