Mina Carmen de Andacollo

La mina a tajo abierto de cobre Carmen de Andacollo comenzó a funcionar en Chepiquilla en 1995, con una inversión directa de 83 millones de dólares. En 2005, la compañía Teck expuso a las autoridades un estudio de factibilidad para ampliar el plazo de operación desde 2009 hasta el 2030.

Desde los inicios de la operación, la comunidad local ha planteado que la mina pone en riesgo la vida de los habitantes de la localidad, particularmente por la contaminación ambiental que se generaría producto de las “tronaduras”, los malos olores por los químicos usados en el procesamiento del cobre y su temor que las pilas de desechos se filtren a las napas de agua.

En 1997, a causa de intensas lluvias, se produjeron filtraciones de ácido sulfúrico hacia la quebrada en la que se ubica el pueblo y se contaminaron los pozos de donde la gente obtiene el agua para beber y regar sus huertos. Un análisis del Departamento de Sanidad del Hospital de Andacollo concluyó que el agua no estaba apta para el consumo humano.

El descontento de la comunidad continuó, lo que se canalizó en la creación en 2007 de la Agrupación para el Control del Medioambiente y Desarrollo Comunal de Andacollo (CMA).

En abril del 2009 la Comisión Nacional del Medio Ambiente declaró a Andacollo y sectores aledaños como Zona Saturada por material particulado respirable MP10, lo que implica la formulación e implementación de un plan de descontaminación.

En abril del año 2010, la Seremi de Salud notificó a la Minera Carmen de Andacollo que le fue aplicada una multa de 60 Unidades Tributarias Mensuales (UTM) como resolución de un sumario sanitario por los malos olores que emanaban de dicha faena, situación que fue denunciada previamente por la comunidad. Además, se le exigió presentar un programa de mediciones de olores y suspender el uso del producto que causaba tal emanación.

En julio de 2014, la comunidad de Andacollo, en una marcha y con una carta petitoria dirigida a la compañía minera, solicitó que disminuyera sus niveles de polución ambiental, que mantenían a la comuna como una de las más contaminadas por MP10 en Chile. El día 25 de julio, el Gerente General de Carmen de Andacollo, Claudio Canut de Bon, junto a otros directivos de la empresa, sostuvo una reunión con los dirigentes para discutir sus preocupaciones.

En junio de 2015, la Superintendencia de Medio Ambiente (SMA), luego de recibir 26 denuncias y realizar fiscalizaciones en terreno junto a funcionarios del Servicio Agrícola y Ganadero (SAG), el Servicio Nacional de Geología y Minería (Sernageomin), la Corporación Nacional Forestal (CONAF) y la Secretaría Regional Ministerial de Salud, formuló cargos contra la Compañía Minera Teck Carmen de Andacollo por infracciones a dos de sus Resoluciones de Calificación Ambiental (RCA). Tras el proceso, finalmente la empresa fue multada en 75 UTA.

Minería

No


EIA

Aprobado

EIA

Aprobado