Desastre ecológico en humedal de Batuco (Planta de tratamiento de aguas servidas La Cadellada)

En el 2005 murieron en el humedal de Batuco unas 1200 aves y peces. La mayor cantidad de especies fenecidas se encontraron en un canal que une la laguna con la planta de tratamiento de aguas servidas La Cadellada, de la empresa ServiComunal. Todos los antecedentes recogidos por el SAG responsabilizan a esa empresa, por lo que se inició un sumario contra ella.

Ante el hecho, el gobierno lanzó un plan de emergencia para frenar la contaminación en el humedal de Batuco. Paralelamente, la Conama Metropolitana y la Gobernación de Chacabuco enviaron los antecedentes del caso hasta el Consejo de Defensa del Estado, y presentaron una demanda por daño ambiental.

La Cadellada comenzó a funcionar a principios de los ‘70 y mantiene la concesión de este servicio para los sectores de Lampa y Batuco desde 1983. Además, se trata de la única planta de tratamiento de aguas en esa zona. Por su antigüedad, la planta se debe regir al cumplimiento de la norma 1.333 que data de 1991, donde los únicos parámetros que se exigen son la concentración de coliformes fecales a la salida de la planta y de metales, los cuales cumple. Sin embargo, la normativa actual -el Decreto Supremo Nº 90 que entró en vigencia en septiembre de 2001- exige parámetros más exigentes que la 1.333 y el plazo para que esa planta actualice sus condiciones de funcionamiento concluyó en noviembre del 2006.

Si se le aplicaba la normativa actual a La Cadellada se le pedía, entre otros puntos, la demanda bioquímica de oxígeno, que indica la carga orgánica del agua. A partir de este hecho se comenzaron a estudiar las opciones de mejoramiento del sistema de funcionamiento de la planta de tratamiento. Inicialmente, como solución se planteó la construcción de una planta de tratamiento de aguas servidas (PTAS) en un terreno colindante con parcelas residenciales que ingresó a evaluación ambiental a través de una Declaración de Impacto Ambiental, instrumento que no considera participación ciudadana. Esto generó rechazo en la comunidad, con el apoyo del municipio y parlamentarios por la zona. Finalmente este proyecto se desistió.

Posteriormente, en el 2010 ingresó a evaluación ambiental el proyecto Reconversión Tecnológica Planta de Tratamiento de Aguas Servidas La Cadellada, que comprende el diseño, construcción y operación de un nuevo sistema de tratamiento de aguas servidas para el área concesionada a Servicomunal S.A. en Colina, ubicado en la comuna de Lampa, en reemplazo del actual sistema de tratamiento. La nueva planta se proyecta como una solución a las aguas servidas generadas en la comuna de Colina y parte de Lampa.

Este proyecto es resistido por los vecinos, por la historia que ha tenido la PTAS La Cadellada en Batuco. Es una planta que hoy funciona con tecnología antigua, lo cual genera olores, rebalses, vectores, etc. Además, la cercanía con el Humedal de Batuco -zona de protección ecológica, zona de interés turístico nacional, zona lacustre, sitio prioritario de la conservación de la región metropolitana y zona del plan de acción humedal de Batuco 2005-2010- genera preocupación.

En febrero de 2012, luego de un informe de la Dirección General de Aguas (DGA) , y tras dos años de investigación se esperaba el pronunciamiento del Consejo de Defensa del Estado (CDE), quien determinaría la existencia de daño ambiental y el reconocimiento de los responsables del robo de agua en el humedal Batuco. Esto, luego de la denuncia que la ministra de Medio Ambiente, María Ignacia Benítez, y la alcaldesa de Lampa, Graciela Ortúzar, presentaran a la CDE. El Comité Penal del CDE resolvió presentar una querella por el delito de usurpación de aguas dirigida a dos ingenieros que fueron acusados de haber realizado acciones tendientes a apropiarse de las aguas de los afluentes del humedal Batuco.

A lo largo del tiempo se han tomado decisiones de planos reguladores que desconocen la riqueza ecológica del sector, dando posibilidad a la instalación de industrias potencialmente peligrosas y contaminantes en la zona alta de Lampa, que abastece a las napas freáticas a esta comuna que depende totalmente del agua de pozo.

En octubre de 2014, la secretaria regional ministerial del Medio Ambiente de la Región Metropolitana, Grace Hardy, se reunió con organizaciones sociales involucradas en el trabajo comunal de protección al humedal Batuco, entre las que se encuentran El Roble Alto, Batuco Sustentable, Adosa, Las Calerías de Batuco, la Municipalidad del Lampa y la Gobernación de Chacabuco. El objetivo del encuentro era informar sobre el programa a mediano plazo que se comenzará a implementar en el sector, además de recoger los puntos de vista de la comunidad organizada de la zona. Durante el primer semestre del año 2014, la SEREMI había formado una mesa de trabajo con los diversos actores involucrados en la protección de humedal para promover la conservación oficial y efectiva, y para gestionar acciones en pro de la puesta en valor y conservación del humedal.

Saneamiento Ambiental

No


EIA

Aprobado

EIA

Aprobado