Proyecto inmobiliario El Panul

El último bosque de la Región Metropolitana está en la comuna de La Florida, El Panul. Terreno de tipo esclerófilo, se emplaza sobre la falla cordillerana de Ramón y posee una importante pendiente con alto riesgo de aluviones y remoción en masa del terreno. Desde hace varios años los vecinos, agrupados en la Red por la Defensa de la Precordillera (RDP), exigen una modificación del Plan Regulador, argumentando riesgos naturales en la zona y solicitando el congelamiento de los permisos de edificación mientras no se conozcan los verdaderos alcances de un proyecto en el piedemonte andino. La solución, señalan, es que el Estado compre El Panul y lo destine a un parque natural.

Desde 2005, la RDP intenta evitar la destrucción del bosque de El Panul. Tras años de gestiones, en 2008 hicieron una presentación ante el Concejo Municipal de la Florida, el que acordó respaldar los argumentos y la doctrina jurídica que advierte del peligro de construir en el pie de monte andino. La Red consiguió apoyo unánime del concejo municipal, el cual se comprometió a modificar el Plan Regulador.

Actualmente el bosque corre serio peligro de ser talado, 600 hectáreas que acogen flora y fauna se encuentran en peligro de extinción. La razón: la inmobiliaria Gesterra S.A. pretende construir allí el Proyecto Inmobiliario El Panul, que consta de un total de 1.302 viviendas en 16 etapas sucesivas.

En 2008, la empresa Gesterra presentó al Sistema de Evaluación de Impacto Ambiental (SEIA) su primera Declaración de Impacto Ambiental (DIA), recibiendo numerosas observaciones y solicitando nuevos antecedentes de organismos evaluadores.

En noviembre de 2010 la empresa retiró la DIA por incongruencias y observaciones que no pudo responder. Paralelamente, lo presentaron en el municipio, siendo igualmente rechazado. Sin embargo, debido a las presiones de la Seremi de Vivienda, la municipalidad terminó aprobándolo el 30 de junio. Ante este hecho la Red interpuso un recurso administrativo que busca que el alcalde invalide esa decisión.

En el 2010, la Agrupación de Ingenieros Forestales por el Bosque Nativo (AIFBN), se suma a la defensa ciudadana del bosque El Panul. A fines de ese mismo año se inicia la construcción de viviendas en el sector denominado Las Tinajas, que colinda con el fundo El Panul, destruyendo algunas especies nativas como espinos y litres. Tras la aprobación del anteproyecto inmobiliario por parte de la municipalidad, vecinos se mantienen en alerta.

El 30 de junio de 2011, Gesterra presenta nuevamente una DIA, documento que fue rechazado por el Servicio de Evaluación Ambiental (SEA). En noviembre ingresa nuevamente el proyecto al SEIA, esta vez a través de un Estudio de Impacto Ambiental.

Luego de varias protestas ciudadanas y en redes sociales, el 10 de enero de 2012 el Servicio de Evaluación Ambiental puso término al procedimiento de evaluación de impacto ambiental y estableció en un documento que la empresa Gesterra no garantiza que pueda cambiar todas las observaciones que se le hicieron al proyecto.

En Noviembre del año 2014, habitantes de la Comunidad Ecológica Santa Sofía de La Florida, ubicada en la precordillera de la comuna, luego de rechazarlo, decidieron apoyar la implementación del proyecto inmobiliario que colinda con sus propiedades, argumentando que les solucionaría el problema de la falta de agua al que se enfrentan, ya que el año 2012 una de las vertientes de las que se abastecían se secó, mientras que la otra habría disminuido su caudal en un 90% los últimos 30 años, resultando en que los habitantes desembolsen cerca de $200 mil mensuales para ser abastecidos del recurso diariamente por un camión aljibe.

Inmobiliario

No


EIA

No calificado por falta de antecedentes

EIA

No calificado por falta de antecedentes