Proyecto hidroeléctrico Alto Maipo

El proyecto Hidroeléctrico Alto Maipo comprende la construcción de dos centrales: Las Lajas y Alfalfal II. Esta última aprovechará las aguas provenientes de la zona alta del río Volcán y del río Yeso, mientras que la Central Las Lajas hará uso de las aguas provenientes de las descargas de las centrales Alfalfal I y II, más los aportes del río Colorado y la subcuenca del estero Aucayes.

Desde que el proyecto fue presentado al SEIA, diversas organizaciones del Cajón del Maipo han manifestado su oposición. La organización que lidera el movimiento es la coordinadora No a Alto Maipo, la que ha entregado las siguientes razones para su oposición: vulneración de las reservas de agua potable que abastecen el 80% del agua potable de la región metropolitana; afectación de la disponibilidad de agua de riego para 120.000 hectáreas; afectación del ciclo hidrológico por la destrucción de glaciares; cuestionamiento del carácter de “central de pasada” dado que trasvasijaría el agua de 3 ríos para devolverla 100 Km más abajo; afectación de sitios de valor patrimonial, paisajístico, de conservación, arqueológico y paleontológico, y daño al turismo; no considerar el cambio climático trayendo la aceleración de la desertificación, afectando 100.000 hectáreas de ecosistemas; afectación del sistema sedimentológico del río por la extracción de áridos del río, perjudicando los canales de riego, estabilidad de los puentes y renovación de los suelos de la cuenca; irregularidades en la aprobación del proyecto cometidos por la empresa y los servicios públicos, además de tener 7 juicios por resolver.

El 26 de marzo de 2009, la hidroeléctrica obtuvo su Resolución de Calificación Ambiental por parte de la Comisión Regional del Medio Ambiente. En enero de 2010, la Dirección General de Aguas autoriza el traslado de los derechos de agua desde Aguas Andinas a la empresa AESGener para proyecto hidroeléctrico Alto Maipo.

En junio de 2011 Aguas Andinas firma un contrato con AesGener donde le cede 2,5 metros cúbicos por segundo del agua potable de Santiago y le arrienda la infraestructura de respaldo del sistema tarifario a la empresa generadora.

El 20 de septiembre del 2011, se dió el permiso para la construcción de la obra hidráulica de parte de la Dirección General de Aguas (DGA). En julio de 2012 la Corte de Apelaciones de Santiago desestima el recurso de protección interpuesto por la Coordinadora No Alto Maipo en contra de la resolución que declaraba al proyecto ambientalmente favorable.

A pesar de que el proyecto cuenta con los permisos para operar, las comunidades del territorio interpusieron una denuncia en contra del proyecto en octubre de 2014, argumentando incumplimiento de la RCA otorgada, específicamente la instalación de campamentos de trabajadores y rutas que no fueron informadas en el estudio ambiental, ante lo cual han exigido la revocación del permiso ambiental. Junto a lo anterior, denuncian impactos negativos en zonas paleontológicas, donde se encontrarían restos humanos de culturas preincaicas en el sector de Los Maitenes.

Al 2015 las acciones organizadas por No a Alto Maipo en contra del proyecto siguen con periodicidad.

Energía

No


EIA

Aprobado

EIA

Aprobado