Central termoeléctrica Parinacota

CT Parinacota es el nombre del proyecto que contempla la construcción de una central termoeléctrica para proveer de mayor energía eléctrica a la región de Arica y Parinacota. Este proyecto, que desde febrero de 2012 cuenta con la Resolución de Calificación Ambiental (RCA) para operar, utilizará cuatro unidades de motores generadores y alcanzará una potencia total de 38 mega watt. Según la Declaración de Impacto Ambiental (DIA), esto implica la emisión mensual de 17 toneladas de monóxido y dióxido de carbono, 178 toneladas de dióxido de azufre, 352 toneladas de óxido y dióxido de nitrógeno, así como el consumo diario de 180.000 litros de Fuel Oil N°6, combustible altamente contaminante.

La central se localizará en Cerro Chuño, zona que alberga varios conjuntos de vivienda social y cuya población padece hace años los efectos de la contaminación con polimetales, y a 1 kilómetro del Valle de Azapa. Esta situación ha alarmado a la población, no sólo porque la empresa tipificó las áreas circundantes como “zonas desérticas”, sino también por los efectos que las emisiones e inmisiones de la planta traerían a la salud de las personas, a los cultivos desarrollados en los valles cercanos y a otras actividades económicas que dan sustento a sus habitantes.

En Octubre del año 2013, la Corte de Apelaciones de Arica acogió dos recursos de protección en contra del Servicio de Evaluación Ambiental (SEA) de Arica y Parinacota, por aprobar la modificación del combustible que la termoeléctrica utilizaría para la ejecución de sus labores. La empresa Rurelec S.A había obtenido la autorización para sustituir la tecnología que se ocuparía para la generación de energía eléctrica en el proyecto, consignada en su Resolución de Calificación Ambiental original aprobada en 2009, reemplazando los cuatro motores que funcionarían con fuel oil pesado por una sola turbina que operaría con gas natural licuado, un combustible fósil más limpio. Sin embargo, a comienzos del año 2014, la Corte Suprema confirma el fallo que acoge el recurso en contra de CT Parinacota, ratificando el dictamen de la Corte de Apelaciones de Arica que estableció que el actuar del director regional del SEA fue de carácter arbitrario al aprobar el cambio de combustible, pues no autorizó la modificación por la vía del Estudio de Impacto Ambiental (EIA).

La empresa británica Rurelec S.A, por medio de un comunicado público, anunció en enero de 2015 el inicio de la construcción de la Central Termoeléctrica Parinacota, de acuerdo a lo señalado por su Resolución de Calificación Ambiental original (2009), utilizando para sus operaciones el combustible “fuel oil pesado”. Dicha calificación ambiental vencía en enero del año 2015, momento en el cual el Municipio de Arica anunció que buscaría estrategias para detener las obras de construcción de la central.

Energía

No


DIA

Aprobado

EIA

Aprobado