Central Termoeléctrcia Santa María

El Complejo Termoeléctrico Coronel, también denominado Central Santa María, contempla la instalación y operación de un complejo de generación térmica, equipado con dos turbinas a vapor de 350 MW de potencia cada una, que utilizarán carbón como combustible. Ambas unidades generadoras están diseñadas para utilizar carbón en una caldera de vapor con sistema de recalentamiento, basada en tecnología de carbón pulverizado.

A este proyecto se sumó el ingreso a evaluación ambiental, en octubre de 2009, del proyecto Sistema de Manejo de Cenizas para Complejo Termoeléctrico de Coronel. Cabe señalar que este proyecto ingresó a través de una DIA, procedimiento que no considera la participación de la ciudadanía en la evaluación ambiental, y fue aprobado en agosto de 2010.

En noviembre de 2009, vecinos de Coronel afectados por la construcción del ducto de enfriamiento de agua del Complejo Termoeléctrico, pidieron a la Corte de Apelaciones de Concepción dictar una orden de no innovar.

Durante el año 2009, los pescadores y los buzos que trabajan en la zona se sentaron con la empresa a conversar sobre los impactos que provocará en el mar y la pesca la operación de la termoeléctrica; sin embargo, no hubo acuerdos y las conversaciones terminaron.

En enero de 2011, 102 familias del sector Estero Manco de Coronel, interpusieron una demanda en contra del Puerto de esa comuna y de la empresa Colbún S.A. por la alteración a su calidad de vida, así como el deterioro de sus viviendas y el entorno donde habitan. La medida busca satisfacer una de las principales preocupaciones ciudadanas sobre las condiciones ambientales futuras de Coronel, pues en la zona ya hay instaladas otras unidades generadoras de energía que utilizan carbón: Central Bocamina I y Central Bocamina II.

En marzo de 2011 la Ilustre Municipalidad de Coronel oficializó un nuevo congelamiento urbanístico, cuya finalidad es prohibir la instalación de nuevas Centrales Termoeléctricas y actividades productivas en áreas fuera del actual límite urbano. Esto, pues la medida anterior de congelamiento sólo se aplicaba al interior del límite urbano.

En abril de 2011 la Central Santa María inició un período de pruebas previo a la entrada en operación. Durante este proceso, se realizaron ajustes a los distintos equipos y sistemas que componen el complejo termoeléctrico, de manera de tener una operación segura y eficiente.

En julio de 2012 acogen querella en contra de termoeléctrica Santa María por eventual daño al medioambiente. La iniciativa legal fue presentada por el Sindicato de Recolectores Independientes de la Caleta Lo Rojas, que acusan que la marcha blanca de la empresa pudo causar daño ecológico.

A contar del miércoles 15 de agosto de 2012, y tras ocho meses de marcha blanca, se sumó al Sistema Interconectado Central (SIC) la planta termoeléctrica Santa María de Coronel, que representa cerca de un 6% del flujo de energía que se inyecta a esta red eléctrica entre Taltal (III Región) y Chiloé (X Región).

En diciembre del mismo año, la Confederación de Pescadores Artesanales de Chile denunció en tribunales que esta planta termoeléctrica funcionaría en la ilegalidad, pese a que su Estudio de Impacto Ambiental estaba aprobado. El líder del gremio, Hugo Arancibia, sostuvo- en un libelo ingresado a la Corte de Concepción- que la empresa Colbún no cuenta con los permisos necesarios para la extracción de agua de mar que la central usa para su proceso de enfriamiento.

En marzo del año 2013, el Sindicato de Orilleras de Playa Negra realizó una serie de manifestaciones contra la termoeléctrica, reclamando que los recursos marinos disponibles han disminuido, lo que afecta su fuente laboral.

En octubre de 2013, el senador Alejandro Navarro interpuso una denuncia en la Superintendencia de Medio Ambiente contra la firma Colbún, por su responsabilidad en el varamiento de especies marinas en Caleta Lo Rojas y por la presencia de biomasa en ductos y pozos de la planta termoeléctrica.

El 29 de octubre de 2013, y pese a que las mejoras que había iniciado la termoeléctrica, la Superintendencia del Medio Ambiente comenzó un proceso sancionatorio contra ella. La formulación de cargos se realizó por incumplimiento de las condiciones, medidas y normas establecidas en la Resolución de Calificación Ambiental (RCA) de 2007, particularmente en lo referido a las medidas de mitigación y compensación comprometidas en el proceso de evaluación. La autoridad señaló que esto podría constituir una infracción de carácter grave, que podría ir desde una multa de hasta 5 mil UTA, la clausura parcial o total, e incluso la revocación de la RCA.

En abril del año 2014, el parlamentario, Marcelo Chávez, se reunió con el Superintendente del Medioambiente para solicitar una investigación de las operaciones de la termoeléctrica, pues estaría produciendo más energía que la autorizada, lo que constituía una falta grave a la RCA.

En julio de 2014, la Superintendencia puso fin al procedimiento sancionatorio que se llevaba a cabo en contra de la termoeléctrica Santa María desde octubre de 2013, sin aplicar ningún tipo de sanción a la empresa Colbún. Esto, pues la empresa había iniciado un proyecto de mejoramiento tecnológico del sistema de captación de agua para enfriamiento, la implementación de un nuevo sistema de filtros y un plan de monitoreo ambiental a cargo de la facultad de Ciencias Naturales y Oceanográficas de la Universidad de Concepción.

Energía

No


EIA

Aprobado

EIA

Aprobado