Ducto CELCO-Mehuín

En el 2005, tras el desastre ambiental en el Santuario Carlos Anwandter y la presión ejercida por la ciudadanía organizada, las autoridades ambientales regionales impusieron una serie de restricciones adicionales a la planta CELCO para su operación. La nueva Resolución de Calificación Ambiental -Res. 377/2005- emitida por la COREMA de Los Lagos exigió a CELCO, entre otros puntos, que la planta Valdivia ponga en marcha una opción alternativa de descarga para sus residuos industriales líquidos (RILES), distinta al río Cruces.

En diciembre de 2005, CELCO propone como alternativa de descarga para los riles de la planta Valdivia la construcción de un ducto con salida al mar, iniciando rápidamente los estudios técnicos necesarios para definir el mejor lugar para la evacuación de los efluentes al mar. El lugar evaluado por la firma se encuentra 20 km al sur de la caleta de pescadores de Mehuín, y aunque todavía no define la zona exacta, la idea sería ubicarlo entre Punta La Iglesia y Chanchán, puntos que entre sí distan en 7 km, en la zona litoral donde habitan comunidades mapuche-lafkenche.

Mehuín es una pequeña bahía donde desemboca el pequeño río Lingue, rodeada de cerros de la cordillera costera. Es un lugar aislado geográficamente y a escasos metros del límite entre dos regiones. La población de Mehuín es de aprox. 1.700 personas, pero otras 3.000 son mapuche-lafkenche y viven en 13 comunidades en la zona costera al sur del pueblo, las que bajan a Mehuin a vender sus productos y a abastecerse.

La propuesta de descarga de los RILES de la planta Valdivia por las costas de Mehuín no fue bien recibida por los habitantes de la zona, quienes estiman causará un grave daño ambiental en el borde costero al verter elementos como dioxinas.

La concreción del ducto de la planta Valdivia ha enfrentado un largo camino. Por más de 10 años la mayoría de los pescadores de la zona se han opuesto a su construcción, incluso obstaculizando los estudios necesarios para la elaboración de su EIA. Sin embargo, la situación cambió en octubre de 2007 luego de que tres sindicatos de pescadores de Mehuín negociaron con la empresa del Grupo Angelini y aceptaran respaldar la construcción del ducto. Esto dividió a la población, la que protagonizó enfrentamientos entre sí.

El 19 de febrero de 2009, la empresa Celulosa Arauco y Constitución S.A. (CELCO) ingresa al Sistema de Evaluación de Impacto Ambiental (SEIA) su proyecto denominado “Sistema de Conducción y Descarga al Mar de los Efluentes Tratados de Planta Valdivia”. El Proyecto consiste en la instalación y operación de un sistema de conducción terrestre y submarino, para la disposición final en el mar, mediante un difusor submarino localizado fuera de la Zona de Protección Litoral (ZPL), de las aguas residuales industriales tratadas de Planta Valdivia. Con esta presentación, se da cumplimiento a lo señalado por la autoridad ambiental mediante la Resolución Exenta N° 377/05, de la COREMA de Los Lagos.

El trazado del sistema de conducción terrestre tendrá una extensión aproximada de 36,9 km y ocupará un ancho promedio de 5 metros. Este se iniciará en un punto contiguo al sistema de tratamiento de efluentes existente en Planta de Celulosa Valdivia, utilizando terrenos de la empresa filial Forestal Valdivia S.A. y de particulares, hasta llegar al sector de Mehuín, en el lado norte de la desembocadura del río Lingue. Allí, la tubería se conectará a un sistema de conducción submarino de 2.075 metros de extensión, que descargará las aguas residuales a una profundidad de 18 metros, fuera de la Zona de Protección Litoral, dando cumplimiento a la normativa ambiental aplicable.

En febrero del 2010, la COREMA de los Ríos aprueba -con 11 votos a favor, 6 en contra y 1 abstención- el proyecto del ducto al mar de la planta Valdivia. Las comunidades lafkenche y pescadores, agrupadas en el Comité de Defensa del Mar, interpusieron un recurso de protección en la Corte de Apelaciones de Valdivia, denunciando la violación del procedimiento de consulta establecido en el convenio 169 de la OIT.

En abril de 2011, el Comité de Defensa del Mar anuncia que buscará justicia en organismos internacionales ya que los tribunales chilenos validaron el proyecto y no respetaron los procesos de consulta que exige el Convenio 169 de la OIT. Posteriormente, denuncia al Estado de Chile ante la Comisión Interamericana de Derechos Humanos por no salvaguardar los derechos del pueblo mapuche-lafkenche.

En octubre de 2011 se revitalizó el conflicto entre quienes han recibido recursos de Celulosa Arauco y quienes defienden la pesca artesanal y un medio ambiente libre de contaminación industrial.

En paralelo, el caso de Celulosa Arauco fue ingresado al Comité Intergubernamental de Agilización de Inversiones.

En mayo de 2014, el Comité Técnico de la Comisión Regional de Uso del Borde Costero de Los Ríos (CRUBC), revisó las concesiones solicitadas por CELCO para el ducto. El Intendente de la región de Los Ríos, Egon Montecinos, señaló que se debía realizar un acabado análisis antes de llevar a votación en la CRUBC la solicitud de CELCO de concesión marítima en Mehuín.

En diciembre de 2014, la CRUBC postergó para el año 2015 el pronunciamiento por la instalación del ducto al mar en Mehuín. El intendente Egon Montecinos, señaló que durante la última sesión del año no se discutiría la viabilidad o pertinencia del proyecto, pues las observaciones pesquisadas en la última sesión no habían sido resueltas. Dentro de ellas estaba la necesidad de corroborar si el mapa presentado consideraba o no una subdivisión en el territorio solicitado y el esclarecimiento de la instalación de una cámara de carga.

A esto último se sumó la solicitud de tres comunidades lafkenche para el uso costero en la zona, sometidas a tramitación en la Subsecretaría de Fuerzas Armadas desde abril de 2014. Con ello, la solicitud de la empresa deberá esperar el análisis técnico por los puntos ya enunciados.

Forestal

No


EIA

Aprobado

EIA

Aprobado