Central hidroeléctrica Neltume

El proyecto se localiza en la Comuna de Panguipulli, en una zona comprendida entre los lagos Pirihueico y Neltume. La propuesta consiste en la construcción y operación de una central hidroeléctrica de pasada cuya potencia instalada sería de 490 MW y su generación media anual se estima en 1.885 GWh. Junto a lo anterior, se contempla la construcción de una línea de transmisión, la que contó con otro estudio para su factibilidad.

La iniciativa se emplaza en parte de territorio indígena, donde ha habido conflictos con otros proyectos de inversión. La mayor complejidad para la población local está en el trasvasije del lago Pirihueico en el lago Neltume, lo que provocaría inundaciones en la ribera del lago en terrenos que son usados por los comuneros para siembra, crianza de animales, recreación, y para fines culturales-religiosos. En particular, se contempla la inundación de un humedal presente en el río Cua-Cua, reserva de la Biósfera de los Bosques Húmedos Templados de los Andes Patagónicos de la Unesco, así como de una cancha de nguillatun.

En mayo de 2011, el intendente de la Región de los Ríos señaló que “el proyecto no resulta compatible desde el punto de vista territorial”, ya que la iniciativa tendría un impacto negativo en el desarrollo turístico de la zona.

En abril de 2013, el Servicio de Evaluación Ambiental de Los Ríos confirmó el inicio de la Consulta Indígena para el proyecto Central Neltume y la Línea de Transmisión del mismo. El director subrogante del SEA, Raimundo Pérez, afirmó que la consulta cumpliría con los estándares del Convenio 169 de la OIT.

En marzo de 2014, las comunidades Inalafken de Lago Neltume, Inocente Panguilef de Reyehueico y el Parlamento de Koz Koz, presentaron un recurso de protección en la Corte de Apelaciones de Valdivia contra el estudio del proyecto. Con ello buscaban suspender el proceso de consulta y que el SEA accediera a las propuestas de las comunidades, consistentes en realizar consultas separadas para los proyectos y no en conjunto. En mayo del mismo año, la Corte rechazó el recurso presentado y las comunidades señalaron que apelarían la decisión. En noviembre de 2014, la Corte de Apelaciones de Santiago negó los derechos de agua a Endesa para la construcción de la central. Pese a ello, representantes de la empresa anunciaron la continuación del proyecto Central Neltume.

Durante el primer semestre de 2015, comunidades de Panguipulli exigieron al SEA la inadmisibilidad del proyecto hidroeléctrico, argumentando que la empresa no cuenta con los derechos de agua. Asimismo, continuaron con la demanda por desarrollar consultas indígenas bajo estándares del Convenio 169, de forma separada para la central y su línea de transmisión.

En junio del año 2015, las comunidades acusaron la ilegalidad de la Galería de Prospección, pues la empresa no tendría la autorización de gravámenes, emitida por la CONADI, en tierras indígenas. A finales de julio, CONADI confirmó que iniciaría una investigación para determinar la legalidad de las obras que Endesa estaba realizando. Mientras tanto, los trabajos fueron paralizados hasta la clarificación jurídica de la calidad indígena de los terrenos.

Energía

No


EIA

En calificación

EIA

En calificación