Central hidroeléctrica Cuervo

A inicios del 2007 ingresó a evaluación ambiental el proyecto “Central Hidroeléctrica Río Cuervo”, emplazado en la comuna de Aysén, el cual consistía en la construcción y operación de una central hidroeléctrica de embalse con una capacidad instalada estimada de 600 MW y una generación de energía media anual sobre 3.900 GWh.

En abril de 2007 el proyecto es rechazado por la COREMA de la Región de Aysén por adolecer de información relevante y esencial para efectos de calificar ambientalmente la actividad.

En agosto de 2009, la empresa Energía Austral ingresa un nuevo Estudio de Impacto Ambiental al SEIA, esta vez denominado “Central Hidroeléctrica Cuervo”. El proyecto busca generar energía eléctrica mediante el aprovechamiento del potencial hidroeléctrico del río Cuervo, para luego suministrarla al Sistema Interconectado Central (SIC) de electricidad. Para ello, se construirá una central hidroeléctrica de embalse con una capacidad instalada estimada de 640 MW y una generación de energía media anual sobre 3.750 GWh. El embalse se formará mediante la construcción de dos presas de hormigón, las que se ubicarán en cada uno de los brazos del río Cuervo, donde Energía Austral cuenta con derechos de aprovechamiento de agua de carácter consuntivo por un total de 139 m3/s. El proyecto se desarrollará en cuatro sectores denominados Presa-Embalse, Túnel de Aducción, Generación-Entrega y Bahía Acantilada.

En la actualidad, existe oposición a la construcción de represas en la región de Aysén. Además, el Comité Pro Adelanto de Río Tabo y Río Los Palos, plantean que se verán afectados por un aumento en los tiempos de desplazamiento en la ruta X-528, un incremento en el riesgo de accidentes y el peligro potencial de inundación de la cola del embalse en el valle del mismo nombre, debido a fallas tectónicas.

En enero de 2012 el director del SEA de Coyhaique convocó a una sesión para calificar ambientalmente este proyecto. Ante esto, quienes se oponen interpusieron un recurso de protección en la Corte de Apelaciones de Coyhaique, el cual fue acogido favorablemente, dejando sin efecto la mencionada citación.

En mayo de 2012 la Comisión de Evaluación Ambiental de la Región de Aysén, mediante Res. Ex 187, aprobó de forma unánime la construcción de la central hidroeléctrica Río Cuervo.

Días después, la Tercera Sala de la Corte Suprema acogió un recurso de protección presentado por organizaciones ecologistas y ciudadanas contra la aprobación del informe de impacto ambiental del proyecto hidroeléctrico Río Cuervo. Según el fallo, hubo un actuar ilegal al aprobar el informe, el que no considera un texto del SERNAGEOMIN que recomendaba no aprobar un estudio de suelo, cuestión imprescindible para que el proyecto pueda ser sometido a la aprobación o rechazo de la Comisión de Evaluación Ambiental.

En septiembre de 2013, la Comisión de Evaluación Ambiental de Aysén aprobó el Informe Consolidado del Estudio de Impacto Ambiental del proyecto, dando visto bueno a la construcción de la central. Esta medida fue rechazada por las organizaciones ciudadanas, quienes afirmaron que se sigue sin considerar los impactos que podrían poner en riesgo a la población de Aysén.

En agosto de 2014, la Corte Suprema ratificó el permiso ambiental para la central Río Cuervo. La empresa Energía Austral señaló que seguiría trabajando en el desarrollo del proyecto, manteniendo los procesos de diálogo con las comunidades locales.

Ante la medida de la Corte Suprema, organizaciones ambientalistas y ciudadanas interpusieron un recurso de protección en contra de la hidroeléctrica, el cual fue rechazado por el máximo tribunal.

En febrero de 2015, organizaciones ciudadanas de Aysén denunciaron conflictos de interés del Municipio con la empresa Energía Austral, titular de proyecto Central Río Cuervo, luego de que se dieran a conocer que durante el año 2014 recibió fondos por parte de la firma. Uno de los temores de la ciudadanía era que este hecho tuviera incidencia en la decisión final de la instalación del proyecto, al ser la Municipalidad una de las entidades a las que el Comité de Ministros –entidad a cargo de la decisión final sobre el proyecto Río Cuervo- pide pronunciamiento. Hay que mencionar, sobre la legalidad de los actos, que existe un dictamen de Contraloría del año 2010 que prohíbe el traspaso de recursos desde empresas en tramitación ambiental a los municipios evaluadores.

El 3 de julio de 2015, se conoció la resolución del Tribunal Ambiental que confirmó que el proyecto hidroeléctrico cumplía con el marco normativo y regulatorio que rige en el país.

Posteriormente, la Contraloría General de la República (CGR) ordenó instruir un sumario administrativo a la Municipalidad de Aysén, por recibir donaciones de la central hidroeléctrica, con el fin de determinar eventuales responsabilidades administrativas que pudieran derivar de los hechos antes expuestos.

Energía

No


EIA

En calificación

EIA

En calificación