Hidroaysén

El Proyecto Hidroeléctrico Aysén (PHA) consiste en la construcción y operación de 5 centrales de generación hidroeléctrica con embalses, contemplando el caudal de los ríos Baker y Pascua, permitiendo el abastecimiento de 2.750 MW de energía al Sistema Interconectado Central (SIC). La iniciativa se emplazaría en un área comprendida por las comunas de Cochrane, O’Higgins y Tortel, en la Provincia Capitán Prat en la Región de Aysén, territorio que desarrolla actividades asociadas a servicios públicos, emprendimientos turísticos, de ganadería y forestales.

El 13 agosto de 2008, el titular ingresó el Estudio de Impacto Ambiental (EIA), el día 22 del mismo mes es acogido a trámite por la autoridad ambiental. En octubre, 33 servicios públicos con competencia en el tema realizaron 2.698 observaciones. De ellos, 11 servicios manifestaron que el proyecto adolecía de información relevante y esencial para evaluarlo.

En la sesión de la COREMA de Aysén del 7 de noviembre de 2008, el Intendente Selim Carrasco decidió enviar un ICSARA al titular del proyecto, sin considerar las observaciones críticas de diversos organismos públicos con competencias ambientales.

El conflicto se agudizó durante el proceso de Participación Ciudadana formal. Las organizaciones opositoras emprendieron una fuerte campaña de sensibilización y difusión.

Entre los años 2009 y 2011 el titular del proyecto presentó 3 ADENDAS, todas éstas con numerosas observaciones relativas a la factibilidad para implementar la iniciativa energética.

El periodo de observaciones por parte de los servicios públicos concluyó el 27 de abril de 2011, luego de lo cual se elaboró el Informe Consolidado de Evaluación (ICE), que fue presentado y enviado a los servicios públicos para su visado el día 29 de abril. El 9 de mayo, la Comisión de Evaluación Ambiental (CEA) aprobó por 11 votos a favor y 1 abstención la construcción de las cinco centrales que el proyecto contemplaba. En el dictamen se establece que: 1) debe intentar reducir en un 50% el costo de la energía para los habitantes de la región, 2) financiar un plan de marketing para promover el turismo en Aysén, 3) cortar todos los árboles en los sectores inundables y 4) realizar un plan de reforestación que incluya la compra de insumos a productores de la zona.

Tras conocerse la RCA de Hidroaysén, la empresa y las organizaciones ciudadanas presentaron recursos administrativos de reclamación. Luego de la aprobación de la iniciativa, comenzaron manifestaciones de rechazo en diversas ciudades del país, desarrollándose la más numerosa de éstas el 20 mayo de 2011, donde concurrieron cerca de 70 mil personas en Santiago. Casi un año después, el 4 de abril de 2012, la Tercera Sala de la Corte Suprema confirmó la resolución de la Corte de Apelaciones de Puerto Montt y rechazó los siete recursos de protección interpuestos en contra del megaproyecto.

El 10 junio de 2014 el Comité de Ministros resuelve de forma unánime acoger los recursos de reclamación interpuestos en contra del proyecto, dejando sin efecto la Resolución de Calificación Ambiental (RCA), argumentando faltas importantes para su ejecución ni el debido cuidado y atención de aspectos relevantes para la población local.

En enero de 2015 la DGA denegó los derechos de agua solicitados por el titular. Esto afectó los intereses de los inversionistas, situación que se vio confirmada el día 29 de enero de 2015 cuando la empresa anunció que desistía del proyecto.

Energía

No


EIA

Aprobado

EIA

Aprobado